Los actores: la Presidencia de la plaza

El presidente está acompañado por dos asesores: un veterinario y un técnico taurino que le aconsejan en la toma de decisiones

Presidencia del ruedo

El palco presidencial.

La Presidencia de la plaza de toros es la máxima autoridad del festejo y su presidente quien dirige el desarrollo de la corrida.

 

  • Presidente

Habitualmente ocupa el cargo un alto mando policial, como un comisario, o un Delegado de Gobierno de la localidad. Ha de velar y exigir el cumplimiento del Reglamento para garantizar el normal trancurso de la lidia, y sancionar cuando sea necesario.

En el palco le acompañan dos personas cuya labor es asesorarle en sus decisiones. Se trata de un veterinario, que tendrá mayor conocimiento de los animales, y un técnico taurino con comprobados conocimientos. Sus opiniones no son vinculantes ya que la última palabra siempre la tiene el Presidente, pero tratan de unificar su criterio.

 

  • Pañuelos

El Presidente dispone de cinco pañuelos de distintos colores con los que da las órdenes y se comunica con el ruedo y el callejón para que sean atendidas:

Blanco; es el que más veces vemos asomar. Marca el comienzo de la corrida, la salida de cada toro, los cambios de tercio, los avisos y los trofeos.

Verde; indica la devolución del toro a los corrales, por algún problema físico.

Rojo; ordena poner banderillas negras al toro, cuando es tal la mansedumbre que no acude al caballo.

Azul; para conceder la vuelta al ruedo del animal. El público la pide en reconocimiento a la buena condición de un toro y el presidente la otorga.

Naranja; es el reconocimiento máximo a un toro, concediéndole el indulto cuando por su bravura se gana la vida en el ruedo y vuelve al campo. Lo pide el público y torero y ganadero tienen que estar de acuerdo.

 

  • Trofeos

– El primero trofeo es una oreja; la concede el público pidiéndola por mayoría agitando sus pañuelos y el Presidente tiene que obedecer a la soberanía.

– La segunda oreja; es el Presidente quien decide darla, simepre que continúe la petición y la actuación del matador con capote, muleta y espada lo merezca.

– El rabo; otorgar las dos orejas y el rabo supone la excelencia en toda la faena, también bajo el criterio del Presidente.

 

El papel del Presidente no es fácil, frecuentemente sufre las protestas y críticas de los tendidoa, haga lo que haga… Y es que en esta fiesta nunca llueve a gusto de todos.

¡Feliz semana, taurinos!

 

Leave a Reply